¿En qué consiste el marketing de contenidos?

Lo más importante del “marketing de contenidos” es poder identificar a su persona de comprador ideal y proporcionarle el contenido más útil que resuelva sus problemas, les ayude a generar más ventas, ahorrar tiempo, automatizar sus procesos o lo que sea lo principal en lo que usted pueda ayudar que resuene con ellos. Definir la estrategia de marketing de contenidos requiere una visión en profundidad de su mercado objetivo, sus competidores, el análisis FODA de su solución, y cómo se relaciona su solución con las necesidades de sus clientes potenciales.

Dependiendo de su audiencia, lo que usted planificó como una estrategia de contenido puede no ser lo que sus clientes necesitan o ser presentado de una manera a la que su audiencia no está acostumbrada cuando se trata de asimilar información.

Mejora tu web con marketing de contenidos

El marketing de contenidos lleva su tiempo, pero mientras usted haya identificado exitosamente a su audiencia objetivo, lo que funciona para ellos y cómo puede resolver sus problemas, el resto es seguir su proceso y apegarse a la misma estrategia. Su nuevo contenido apoyará sus entradas anteriores y le permitirá enlazar a través de sus artículos relevantes con el fin de crecer una enciclopedia que lo posicionaría como un experto en la materia.

Una vez que su tráfico crece, usted puede estudiar a sus seguidores y monitorear sus interacciones en los medios sociales y a través de sus comentarios y correos electrónicos entrantes y refinar si es necesario.

En la última década, el marketing de contenidos se ha convertido en una práctica ampliamente establecida. Las empresas han contratado a escritores y directores de contenido para que dirijan los departamentos, creen blogs y otros materiales y, en el proceso, algunos han asegurado a los vendedores que el marketing de contenido puede significar el fin de las llamadas telefónicas no solicitadas.

Una manera de aumentar tu audiencia

El libro de jugadas suena simple: atraer prospectos con contenido relevante para cada etapa de su viaje de compra y extender ofertas que los motiven a contactar a su equipo de ventas para una demostración o discusión. Con las tecnologías en línea y las listas de destinatarios, esto debería ser una herramienta rentable para separar a los sospechosos de los prospectos, acelerar la conversión de los clientes a través del embudo de ventas y, lo que es igualmente importante, optimizar el “marketing basado en datos” al vincular cada pieza de contenido a métricas como abre, lee, descarga, etc.

Pero como Churchill dijo después de Gallipoli: “Por muy bella que sea la estrategia, de vez en cuando hay que ver los resultados”. Considere: la producción de blogs por marcas ha aumentado más del 800% en los últimos cinco años, pero la participación social orgánica de los blogs ha disminuido en un 89% y alrededor del 5% del contenido obtiene el 90% del compromiso. Se estima que el 70% del contenido generado por el marketing nunca es utilizado por los representantes de ventas y un porcentaje similar de los leads generados desaparecen en un “agujero negro de leads de ventas”. Y a pesar de la repetida mantra sobre la “base de datos”, hay consejos contradictorios sobre qué puntos de referencia de marketing de contenidos indican el éxito, así como muchas afirmaciones despreocupadas sobre las mejores prácticas en esta área.